J. R.R. Tolkien, el creador de la tierra media

J. R. R. Tolkien, uno de los autores de literatura fantástica más importantes de todos los tiempos. En “El señor de los anillos” creó un mundo poblado por hombres, elfos, hobbits y enanos, enfrentados en combates épicos contra las malvadas huestes de Sauron, el Señor Oscuro. El salto al mundo del cine catapultó las historias de Tolkien.

“En un agujero en el suelo vivía un hobbit”. Esta frase marca el inicio de la que es, probablemente, la mejor saga fantástica que nunca se haya escrito. Al final de sus días, John Ronald Reuel Tolkien no sabía explicar el motivo por el que había escrito esta frase, de hecho, casi la olvidó hasta que, tiempo más tarde, en 1932, escribió El hobbit. El autor de la Tierra Media zarpó hacía los puertos grises el 2 de septiembre de 1973, cuando una neumonía que contrajo durante un tratamiento para la úlcera gástrica que padecía acabó con su vida a los 81 años.

Tolkien nació el 3 de enero de 1892 en la ciudad de Bloemfontein, actual capital judicial de Sudáfrica. En 1895, cuando John apenas contaba con tres años de edad, partió con su familia hacía Inglaterra ya que su madre Mabel estaba cansada del riguroso clima sudafricano. Arthur, su padre, se quedó en Sudáfrica al cargo de su negocio de venta de diamantes y otras piedras preciosas al Banco de Inglaterra. Sin embargo, el 15 de febrero de 1896 falleció a causa de una fiebre reumática. Tras la pérdida de su marido y sin ingresos, Mabel se fue a vivir con sus hijos junto a su familia en Birmingham y posteriormente a la vecina localidad de Sarehole, donde la gran belleza de la campiña inglesa cautivó a John desde el primer momento (lo que quedaría reflejado en su obra).

Mabel enseñó a su hijo las bases del latín cuando apenas tenía cuatro años. A esa edad el pequeño ya sabía leer y poco después escribir de forma fluida.John sintió fascinación desde muy temprano por la mitología y por los idiomas. Llegó a aprender griego, latín, francés, inglés, galés, gótico, finlandés, islandés, noruego antiguo y alto y alemán antiguo. No contento con eso,se dedicó a inventar sonidos y nuevas lenguas.

GÉNESIS DE LA TIERRA MEDIA

Cuando John apenas tenía 12 años, su madre falleció a causa de algunas complicaciones de la diabetes que padecía. Tolkien y su hermano pequeño, Hilary Arthur, quedaron entonces al cuidado del padre Francis Xavier Morgan, un sacerdote católico del Oratorio de Birmingham. A los 16 años, John conocería a quien iba a ser el amor de su vida: Edith Mary Bratt. Sin embargo, el padre Morgan consideraba que una relación amorosa distraería a John de sus estudios. Así, tras varias advertencias y un par de intentos por separar a los jóvenes, finalmente el padre Morgan acabó prohibiendo a John que mantuviera contacto alguno con Edith hasta que cumpliera los 21 años.

Mientras asistía a la King Edward’s School, John continuó demostrando sus aptitudes lingüísticas con el desarrollo de lenguajes aún más elaborados. Durante una clase de inglés antiguo descubrió el poema Crist del poeta anglosajón Cynewulf. Tolkien quedó asombrado por una de sus coplas: “Eala Earendel engla beorhtastofer middangeard monnum sended” (Salve Earendel, el más brillante de los ángeles, enviado a los hombres sobre la tierra media). De ahí surgió el primer personaje de la Tierra Media creado por Tolkien, Eärendil el Marinero, que viajaría a loancho del mar para salvar a los hombres y a los elfos.

Junto a sus compañeros de estudios, Tolkien fundó el Tea Club and Barrovian Society (T.C.B.S.). Se trataba de una hermandad que solía reunirse en los grandes almacenes Barrow para tomar el té, charlar, divertirse y recitar a los clásicos o sus propias composiciones. Durante el verano de 1911, John viajó a Suiza con otros doce compañeros y, según recordaría años más tarde en una carta, la experiencia vivida en los Alpes le sirvió de inspiración para relatar la travesía de Bilbo Bolsón a través de las Montañas Nubladas en su obra El hobbit.

LA GUERRA COMO CAUSANTE DE TODOS LOS MALES

A pesar de las muchas trabas e impedimentos impuestos por el padre Francis, el día en que Tolkien cumplió los veintiún años escribió de inmediato una carta a Edith para declararle su amor y preguntarle si querría casarse con él. Aunque ella ya estaba comprometida al creer que Tolkien la había olvidado, ambos jóvenes se reunieron bajo un viaducto de ferrocarril y tras renovar su amor, Edith dejó a su prometido. Tras comprometerse en Birmingham en enero de 1913, Edith se convirtió al catolicismo ante la insistencia de Tolkien, y se casaron el 22 de marzo de 1916 en Warwick (Inglaterra).

Tras su graduación, Tolkien se unió al Ejército Británico durante la Primera Guerra Mundial. Se enroló con el rango de teniente segundo especializado en lenguaje de signos y fue destinado a Francia en 1916. Sirvió como oficial de comunicaciones en la batalla del Somme, hasta que enfermó de la denominada “fiebre de las trincheras”, siendo trasladado a Inglaterra el 8 de noviembre.

En la obra de Tolkien se aprecia una concepción de la guerra como fuente de desgracia para los pueblos. Él perdió a la mayoría de sus amigos en el frente y por eso no es de extrañar que sus amados hobbits fueran un pueblo profundamente pacífico. Sin embargo, la obra de Tolkien no tiene ni un sólo ápice de “buenismo”. Tolkien insufla a sus personajes –conocedores de la noble causa por la que han de luchar– lealtad, honor, sacrificio, piedad y esperanza para enfrentarse a Sauron, el Señor Oscuro, representación de la maldad.

En su día, algunos quisieron ver en El señor de los anillos, la obra maestra de Tolkien, un reflejo de las guerras mundiales y la geopolítica del siglo XX, pero el escritor siempre justificó que la Tierra Media, el país donde vivían los hobbits, ya había sido concebida en su imaginación mucho antes y que su obra maestra trasciende las grandes luchas entre el bien y el mal de su tiempo. En ella, el escritor quiso plasmar las grandes luchas entre el bien y el mal de todos los tiempos.

HOBBITS Y ANILLOS MÁGICOS

Tras la guerra, Tolkien trabajó como lexicógrafo asistente en la redacción para la primera edición del Oxford English Dictionary. En 1920 ocupó el puesto de profesor no titular de Lengua inglesa en la Universidad de Leeds y en 1925 accedió al cargo de profesor de Anglosajón en el Pembroke College, en la Universidad Oxford. 

Tolkien comenzó entonces a escribir El hobbit como un cuento para leer a sus hijos más pequeños antes de dormir, pero antes de terminarlo lo abandonó sin imaginar lo que ese cuento iba a suponer para él.

A mediados de la década de 1930, Elaine Griffiths, una antigua alumna de Tolkien y amiga de la familia, leyó el manuscrito de El hobbit. Elaine tenía contactos en la editorial Allen & Unwin, quienes, por recomendación suya, se interesaron por el cuento. Tolkien, así, terminó el relato y El hobbit se publicó en 1937. Fue un éxito inmediato y desde entonces no ha habido otro libro más recomendado en las listas de lectura para niños. Pronto la editorial pidió a Tolkien una continuación del relato.

El autor presentó a la editorial algunas de las historias de su enorme mitología –que al final se compilaron en la obra que hoy conocemos como El Silmarillion–, pero no interesaron al editor que pidió “más sobre los hobbits”. Fue entonces cuando Tolkien comenzó algo más que una historia para niños: en 1954 se publicaría El señor de los anillos, una saga en la que las aventuras de los hobbits se mezclan con las grandes historias épicas de la Tierra Media. El señor de los anillos se convirtió de inmediato en un éxito sin precedentes. Tanto, que los fans incluso llamaban a la puerta de la casa de Tolkien a las tres de la madrugada para preguntar si los Balrogs (unas criaturas demoníacas con capacidad para dominar el fuego) tenían alas. Tras este éxito, la editorial por fin accedió a publicar El Silmarillion y Tolkien dedicó el resto de su vida a intentar terminar tan compleja obra.

El autor presentó a la editorial algunas de las historias de su enorme mitología –que al final se compilaron en la obra que hoy conocemos como El Silmarillion–, pero no interesaron al editor que pidió “más sobre los hobbits”. Fue entonces cuando Tolkien comenzó algo más que una historia para niños: en 1954 se publicaría El señor de los anillos, una saga en la que las aventuras de los hobbits se mezclan con las grandes historias épicas de la Tierra Media. El señor de los anillos se convirtió de inmediato en un éxito sin precedentes. Tanto, que los fans incluso llamaban a la puerta de la casa de Tolkien a las tres de la madrugada para preguntar si los Balrogs (unas criaturas demoníacas con capacidad para dominar el fuego) tenían alas. Tras este éxito, la editorial por fin accedió a publicar El Silmarillion y Tolkien dedicó el resto de su vida a intentar terminar tan compleja obra.

Tomado de: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/j-r-r-tolkien-creador-tierra-media_14586/4

Una singular historia de Amor.

La ‘amante’ gitana impresa en el primer billete mexicano

Cuando el presidente Plutarco Elías Calles vio el primer billete que lanzó el Banco de México se asustó. Supo que la mujer de seductores ojos grandes y monedas de oro derramadas en el pecho que venía impresa en ese trozo de papel moneda le traería problemas a su gobierno puesto que aquella efigie femenina podría caer mal en un país conservador. 

Albert J. Pani, su colaborador y el primer titular del Banco de México, se encargó de tranquilizarlo diciéndole algo así como “No te preocupes Plutarco, ya habrá algo que inventar”, dicho lo cual aquel ejemplar salió a la luz desatando el escándalo que ya se había vaticinado.

Era 1925 y todos los mexicanos querían saber quién era la mujer joven que guardaban celosamente en las bolsas y alguien del gabinete soltó la verdad: aquella mujer se llamaba Gloria Faure, una actriz gitana de la que Pani se había enamorado iniciando así una relación extramarital, aquel billete de cinco pesos no era más que un homenaje del director del Banco de México a la joven amante que lo había envuelto en sus mieles.

El alboroto conservador no se quedó en las clases populares y medias mexicanas, sino que escaló hasta las altas cúpulas del gabinete, cuando el ruido llegó a oídos del presidente Plutarco Elías Calles éste no dio órdenes de sacar de circulación el papel moneda con la imagen de la gitana, sino por el contrario hizo correr el rumor de que había estado bien que su amigo Pani haya decidido poner la cara de su amante, dicho lo cual soltó un: “no quiero eunucos en mi gabinete”.

Pero la familia del titular del Banco de México, una de las más conservadoras de Aguascalientes,no estuvo dispuesta a soportar el escándalo, y a través de algo parecido a un comunicado, dijo que la joven no era amante de Alberto.

Días después aquella versión fue respaldada por declaraciones de la American Bank Note Company, instancia estadounidense con sede en Nueva York que imprimió aquellos billetes para el gobierno de México, la cual dijo que no se trataba de ninguna mujer gitana sino de una joven argelina bosquejada por algún artista 15 años atrás, concretamente en 1910, no obstante nunca quedó claro si aquello solo fue el intento de salvar la reputación de Alberto J. Pani.

El incidente solo fue un desavenencias en la carrera de Pani quien más tarde sentaría las bases para crear el ISSSTE, el antecedente de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Banobras y encargado de la conclusión de las obras del Palacio de Bellas Artes. La joven gitana señalada de ser su amante se perdió entre la multitud con los años, mientras que el polémico billete de cinco pesos salió de circulación para siempre en 1978.

Artículo tomado de: https://www.mexicodesconocido.com.mx/gitana-impresa-en-el-primer-billete-mexicano.html

500 años. Caída de México-Tenochtitlan

Cometas, luz zodiacal y bolas de fuego

Los presagios de la caída de Tenochtitlan

Los historiadores han contabilizado entre 20 y 25 augurios del acontecimiento: Jesús Galindo.

Poco antes de la llegada de los españoles al actual territorio de México, aparecieron, según los cronistas, diversos fenómenos que fueron interpretados como augurios de que algo vendría a cambiar el mundo que conocían los antiguos mexicanos.

historiadores han contabilizado entre 20 y 25 de esos presagios, entre ellos, la leyenda de La Llorona. Sin embargo, algunas de esas predicciones sí estuvieron relacionadas con fenómenos en el cielo, como un cometa y la llamada luz zodiacal, explicó Jesús Galindo Trejo, integrante del Instituto de Investigaciones Estéticas.

El doctor en Astrofísica teórica señaló que los mexicas tenían sacerdotes especializados en la observación del cosmos; así se atestigua en documentos como el Códice Mendoza. Para ellos, el Sol era la deidad principal, porque es fuente de luz y calor, pero también de la cuenta del tiempo. “El calendario azteca o Piedra del Sol es una manera de explicar historias de cosmogonía, de creación del mundo”.

Presagios de la caída:

Este 2021, en agosto para ser exactos, se cumplen 500 años de la caída de México-Tenochtitlan, la gran ciudad del imperio mexica, cuyos vestigios brotan de las entrañas de las calles del centro de la capital mexicana hasta nuestros días.

Todo comenzó el 22 de abril de 1519. Aquel día Hernán Cortés desembarcó en las costas de Veracruz.

Meses más tarde, en noviembre de ese mismo año, se encontró por primera vez con el tlatoani de los mexicas Motecuhzuma Xocoyotzin, quien le permitió el ingreso a la ciudad. Casi dos años después, el 13 de agosto de 1521 se produjo la caída de la gran ciudad México-Tenochtitlan.

Ese día cayó Tlatelolco, la ciudad gemela de Tenochtitlan, que era el último punto de resistencia mexica. Tenochtitlan ya había caído días antes y una vez que los españoles capturaron a Cuauhtémoc, todas las tropas mexicas fueron vencidas.

500 años. Un aniversario que invita a la reflexión

La historia de la caída de Tenochtitlan constituye un “laboratorio de reflexión” donde se puede estudiar lo que ocurre cuando dos culturas tan distintas entran en contacto, considera el doctor Miguel Pastrana.  Este tema es de total actualidad porque esos choques de culturas están ocurriendo en todo el mundo en la actualidad.

Por otro lado, el aniversario nos permite reflexionar sobre cómo un sistema político puede parecer muy imponente y sólido cuando en realidad es frágil y se resquebraja rápidamente. Fue precisamente lo que ocurrió con la organización política de México-Tenochtilan. Había numerosas tensiones entre los grupos indígenas del centro de México y divisiones internas que Cortés supo aprovechar para sus objetivos.

Asimismo, es una oportunidad de explorar los mitos alrededor de ese episodio histórico que aún perduran entre los mexicanos.

Algunos piensan que la civilización llegó a Mesoamérica con la venida de los españoles y otros creen que los mexicas vivían en una sociedad idílica. Estas dos posturas son racistas y simplistas. En palabras del doctor Pastrana, las visiones encontradas del pasado reflejan divisiones de nuestra sociedad, pero no explican de manera exacta, precisa y documentada como fueron los hechos en la realidad.

Por esta razón, la historia académica tiene el trabajo de hacer un discurso que ayude a dar una explicación más ecuánime del pasado con base en el conocimiento, pero sin perder el lado humano. Este tipo de conocimiento histórico es el que sirve también para “comprender lo humano en tu propio tiempo”.

Mapa de Tenochtitlan . NewBerry Library, Chicago. impreso por Giovanni Batista de Pedrazzano y publicado por Pietro Savorgnani en febrero de 1524 en Nuremberg, con la edición latina de Federico P. Arthimesius de la segunda carta de relación de Hernán Cortés.

Estar en medio de un lago provocó la caída de México-Tenochtitlan:

Aunque es una creencia muy extendida, no fueron 800 españoles quienes vencieron en solitario a la poderosa fuerza militar mexica; a su lado había miles y miles de indígenas que se aliaron a los hispanos con la esperanza de deshacerse de los aztecas. Esto dio pie a un encontronazo entre dos gigantescos ejércitos que culminó con la derrota de un imperio, explicó Eduardo Matos Moctezuma al participar en el ciclo de conferencias El Historiador frente a la Historia, organizado por el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM.

De aquel choque han pasado ya casi 500 años y sus ecos aún resuenan por doquier, como a la entrada del museo del Templo Mayor, donde un poema tomado de Cantares mexicanos pregunta desde uno de sus fragmentos: “¿Quién podrá sitiar a Tenochtitlan? ¿Quién podrá conmover los cimientos del cielo?”. Sin embargo, el tiempo mostró que incluso esos cimientos pueden cimbrarse y que, lo que daba a la capital azteca su fama de inexpugnable, la hizo caer.

“Hacer de Tenochtitlán una ciudad lacustre y tener a Tlatelolco al lado parecía una gran estrategia de defensa ya que ningún pueblo indígena estaba en condiciones de enfrentar a la numerosa flota de canoas que vigilaba la zona, pero Cortés ideó una estrategia que pondría en jaque a los aztecas: tomó control del agua. ‘Fue un gran ardid de mi parte’, le escribió al rey en su tercera carta de relación”.

“Caída de México-Tenochtitlan:

Tomado de: https://unamglobal.unam.mx/estar-en-medio-de-un-lago-provoco-la-caida-de-tenochtitlan/

http://ciencia.unam.mx/leer/1102/500-anos-caida-de-mexico-tenochtitlan-lo-que-sabemos-por-las-fuentes-historicas

La noche triste española

El 30 de junio de 1520, Hernán Cortés sufrió una gran derrota a manos de los Mexicas: Antes de la medianoche, entre la neblina y la llovizna, los españoles intentaron salir en silencio, estaban a punto de llegar a la orilla del lago cuando fueron descubiertos por los Mexicas. Esa noche Cortés sufrió una gran derrota que retrasó por meses la conquista.

Los españoles llevaban varios días cercados en el palacio de Axayácatl y ya casi no tenían alimentos, por lo que Cortés decidió huir hacia Tlacopan, a la media noche y con el menor sigilo, sin embargo, fueron descubiertos y fueron rodeados por miles de guerreros Mexicas que los atacaron desde canoas, desde la retaguardia, y algunos más desde azoteas. Hombres y caballos morían acribillados otros ahogados en el lago; El saldo fue cuantioso: además de los españoles, murieron cientos de sus aliados tlaxcaltecas.

Antecedentes

8 de agosto de 1519, Hernán Cortés partió rumbo a México-Tenochtitlan desde Zempoala, población indígena cercana a la Villa Rica de la Vera Cruz, recién fundada por él. Aunque las fuentes difieren, serían unos 300 soldados, 150 indígenas cubanos como sirvientes y aproximadamente 800 cempoaltecas. Después de pasar por Coatepec, Jalapa, Altotonga, Teziutlán, Tlaxcala y Cholula, entre muchos otros pueblos, llegaron a Amecameca y Chalco, a la orilla del lago de Xochimilco.

Después de recorrer unos 400 kilómetros, el 7 de noviembre llegaron a Iztapalapa, ciudad de entre doce y quince mil habitantes que estaba a unos once kilómetros de la capital dei imperio. Cuitláhuac, señor de Iztapalapa, y hermano de Moctezuma, recibió a los españoles junto al Cerro de la Estrella y les dio alojamiento.

La de Iztapalapa era una calzada bien trazada y tan ancha que en ella cabían entre ocho y diez caballos alineados, según el propio Cortés. Estaba formada por una especie de dique formado por pilotes que contenían el relleno de la calzada.

La mañana del martes 8 de noviembre de 1519, Cortés ordenó a sus soldados marchar rumbo a Tenochtitlan. A medida que se internaban en el lago de Xochimilco por la calzada, los españoles admiraban las construcciones de las ciudades ribereñas, como Mexicaltzingo, Culhuacán y Huitzilopochco. Al seguir su camino, se detuvieron en un lugar llamado Xolotl, donde se unía a una calzada que venía de Coyoacán. Cada cierta distancia en algunos tramos se cortaba la calzada para permitir el paso de las canoas. Para cruzar estos cortes se utilizaban puentes hechos de troncos.

Continuaron su camino hacia el norte, y aproximadamente a dos kilómetros de la entrada principal de la ciudad donde acababa la calzada había un corte muy ancho, el cual permitía pasar las aguas de la acequia de Xolotl. Durante la Colonia, a la acequia y al puente se les conocía como de San Antón porque contiguo a ellos se construyó el Convento de San Antonio Abad. Hoy, por el trazo de la acequia está la calle de Chimalpopoca.

Antes de ser recibido por Moctezuma, un grupo de señores mexicanos salió a darles la bienvenido. Según Cortés, después una hora, entraron juntos a Tenochtitlan.

Un poco más adelante, en un lugar conocido como Huitzilan –en lo que hoy son las esquinas de las calles República de El Salvador y Pino Suárez, a unos pasos del Hospital de Jesús, fundado precisamente por el español–, Moctezuma Xocoyotzin se encontró con Cortés.

El tlatoani llegó acompañado por los señores de Texcoco, Tlacopan, Tlatelolco e Iztapalapa. Por su parte, Cortés bajó de su caballo y lo saludó con respeto. Después se dirigieron al palacio de Axayacatl, padre de Moctezuma; ahí éste lo alojó en una habitación muy amplia y le pidió que esperara mientras acomodaban a sus hombres, incluidos los tlaxcaltecas.

Después de instalarse, salieron a conocer la ciudad. Subieron a lo alto del Templo Mayor y desde ahí observaron asombrados la ciudad lacustre, pero lo que más llamó la atención fue el mercado de Tlatelolco.

Días después, aunque Moctezuma los trataba bien, los españoles empezaban a sospechar que el emperador azteca los iba a atacar. Según Jerónimo de Aguilar, Diego de Ordás creyó oportuno tomar a Moctezuma como rehén.

En esas estaban cuando sus aliados tlaxcaltecas le informaron que Juan Escalante y seis españoles más que había dejado en la Villa Rica habían sido asesinados por Qualpopoca, representante de Moctezuma en Nauhtla, población 80 kilómetros al norte de Veracruz.

Qualpopoca cobraba el impuesto semestral a las poblaciones cercanas a Zempoala, las cuales esta vez se negaron a pagar argumentando que Malinche –como llamaban a Cortés– lo prohibía. Escalante con sus aliados fue a retar a Qualpopoca y a exigirle oro. Cerca de Nauhtla se enfrentaron y los castellanos fueron derrotados.

Con este pretexto, Cortés decidió apresar a Moctezuma. El 14 de noviembre le pidió que los recibiera en su palacio, en el extremo opuesto de la plaza, frente al Templo Mayor. Con él iban Pedro de Alvarado, Gonzalo de Sandoval, Juan Velázquez de León y más treinta hombres armados. Marina y Jerónimo de Aguilar iban como intérpretes.

Después de algunos momentos en los que incluso bromeó mientras recibía los regalos que Moctezuma le ofreció, Cortés le reclamó que hubiera mandado matar a sus hombres en la Villa Rica pero que lo perdonaría si los acompañaba al palacio de Axayacatl, y que si no lo hacía sus acompañantes se enojarían.

Moctezuma contestó que él no era una persona para esta presa y que no había mandado un ataque en la costa. Ordenó a uno de sus súbditos a que salieran a la costa a averiguar qué había pasado. Cortés le dijo que tres de sus hombres irían con sus emisarios.

Juan Velázquez de León le dio a escoger ir con ellos o morir en ese momento. Moctezuma ofreció a su hijo y a sus dos hijas como rehenes para evitar la afrenta de que sus consejeros lo vieran salir preso. Cortés insistió en que tendría que permanecer con ellos hasta saber qué había sucedido en Nauhtla. Finalmente, Moctezuma aceptó acompañarlos.

A sus familiares, guardias y consejeros les dijo que había hablado con Huitzilopochtli quien le dijo que sería para su salud vivir un tiempo con los extranjeros. Cruzó la plaza en una litera llevado por sus nobles. De esta manera Moctezuma se convirtió en prisionero de los españoles.

A principios de abril de 1520, Cortés recibió la noticia de que Pánfilo de Narváez había llegado a la Villa Rica de la Vera Cruz enviado por Diego de Velázquez para apresarlo y llevarlo a Cuba. En los primeros días de mayo, al frente de un grupo de sus hombres, Cortés partió a Veracruz para enfrentarlo. Pedro de Alvarado con casi 200 soldados se quedó a cargo de Tenochtitlan

A mediados de mayo se celebraba la fiesta de tóxcatl, en la que se honraba a Tezcatlipoca en el Templo Mayor. En la celebración participaban numerosos danzantes que eran observados por mucha gente. Tras cerrar las entradas a la plaza, Alvarado al frente de un grupo de soldados empezó a masacrar a los danzantes y después a los espectadores. Mientras, en el palacio de Axayacatl, los guardianes de Moctezuma asesinaron a los señores que atendían al emperador, entre ellos a Cacama, señor de Texcoco.

Los mexicas, aunque sin un líder, atacaron a los españoles, quienes se atrincheraron en el Palacio de Axayacatl, donde hoy está el edificio del Monte de Piedad.

Enterado de los asesinatos de Alvarado y de su situación, la mañana del 24 de junio, día de San Juan, Cortés entró en la ciudad cabalgando por la calzada de Tlacopan. La ciudad estaba desierta pero muy pronto reiniciaron los ataques, sin embargo al llegar la noche los suspendieron.

Alvarado justificó los asesinatos en el Templo Mayor afirmando que intentaban rescatar a Moctezuma y quitar la imagen de la virgen por Huitzilopochtli. El capitán general lo reprendió diciéndole “que era muy mal hecho, gran desatino y poca verdad”.

Atemorizado, Cortés pidió a Moctezuma que saliera a calmar a sus súbditos, aunque éste se negó, fray Bartolomé de Olmedo y Cristóbal de Olid lo convencieron.

Al salir, lo escucharon en silencio, pero poco después empezaron a insultarlo y a lanzarle piedras. Según Bernal Díaz del Castillo, recibió tres pedradas: una en la cabeza, otra en una pierna y otra en un brazo, y un flechazo.

Aunque trataron de curarlo, Moctezuma se negó y murió de tres días después, posiblemente el 30 de junio. Según algunas versiones, habría muerto de una fuerte depresión más que por la herida, pero que también habría muerto por la espada, cuchillo o por garrote, 0 ahorcado

Cortés de inmediato ordenó asesinar a los señores mexicas que quedaban en el palacio, entre veinte y treinta, entre ellos al gobernador de Tlatelolco, Itzquauhtzin. Y decidió que esa misma noche partirían por la calzada de Tlacopan, al oeste de la ciudad. Para cruzar los cortes en la calzada, ordeno construir algunos puentes con las vigas del techo del palacio de Axayacatl.

Antes de la medianoche del 30 de junio de 1520, entre la neblina y la llovizna, los españoles empezaron a salir en silencio. Al frente de la columna iban Cortés, Alonso de Ávila, Cristóbal de Olid y Bernandino Vázquez de Tapia. Doña Marina y las otras mujeres iban custodiadas por trescientos indígenas aliados y treinta españoles. En la retaguardia iban Alvarado y Juan Velázquez de León, la infantería y muchos jinetes.

I Colocaron un puente en el primer corte de la calzada, llamado Tepantzinco, en la orilla de la ciudad. Casi todos habían cruzado los cuatro primeros cortes de la calzada y estaban a punto de llegar a la orilla del lago cuando fueron descubiertos. Durante la batalla que se desató, muchos españoles murieron mientras otros al tratar de huir pasaban encima de sus cadáveres que se amontonaban en los cortes de la calzada.

Los que iban delante de la columna pudieron llegar a Popotla, un poblado en tierra firme que estaba antes de llegar a Tlacopan. De los de la retaguardia, la mayor parte murió a manos de los Mexicas.

La leyenda cuenta que los que lograron llegar a Popotla, entre ellos Cortés, se detuvieron a descansar brevemente junto a un ahuehuete, que se conoce como Árbol de la Noche Triste.

Sin embargo, Bernal Díaz del Castillo no menciona a Popotla, y algunos historiadores apenas lo nombran, pero no el supuesto llanto de Cortés ni de sus compañeros.

El historiador inglés Hugh Thomas, en La conquista de México, dice que “pese a estos asaltos, tanto la vanguardia castellana como Cortés y sus compañeros de la segunda sección de la retirada lograron llegar a una aldea llamada Popotla, en tierra firme, justo antes de Tacuba” y que ahí Cortés dejó a unos soldados, a Marina, María Luisa, fray olmedo y Fray Díaz bajo el mando de Juan Jaramillo e intentó regresar en auxilio de sus compañeros.

Al regresar Cortés, se dirigieron a Tlaxcala vía el cerro del Tepeyac, donde se refugiaron, pero al pasar por Otumba fueron atacados por un ejército que casi los vence, sin embargo, al capturar al jefe indígena evitaron la derrota.

En Tlaxcala se reagruparon, y meses después iniciaron la conquista de México-Tenochtitlan.

Artículo tomado de: https://www.gaceta.unam.mx/la-noche-triste-espanola/

FRANK LLOYD WRIGHT

El legado de Frank Lloyd Wright comprende 679 edificios proyectados a lo largo de sus 72 años de vida profesional. Pero si hay uno que destaca por encima de los demás, es la Casa de la Cascada (Fallingwater), terminada en 1939. Situada en medio del bosque de Pennsylvania, la Casa de la Cascada es un buen ejemplo de cómo el arquitecto prefería hacer caso a sus instintos antes de seguir las pautas que marcaban la época. Se enemistó con la persona que le hizo el encargo, el empresario Edgar J. Kaufmann, se ganó el escepticismo de sus contemporáneos, pero consiguió firmar una de las obras más bellas de la arquitectura moderna.

“Quiero que vivas en la cascada, no solo que la mires”, le dijo el arquitecto a Edgar J. Kaufmann

Otro de sus edificios fetiche es el Museo Guggenheim de Nueva York. Su construcción también se vio envuelta en la polémica. Solomon R. Guggenheim no sabía a quién encargarle el museo, así que le pidió consejo a su amiga, la baronesa Hilla von Rebay. Ella eligió a Wright porque era el arquitecto más famoso del momento, sin saber que su decisión crearía tanta animadversión. El edificio que diseñó Wright entusiasmó al cliente, pero recibió críticas muy duras por parte del mundo artístico y de la opinión pública. Finalmente, el edificio se inauguró el 21 de octubre de 1959, seis meses después de la muerte del arquitecto.

“El edificio testifica no solo el genio del arquitecto, sino también, el espíritu aventurero del Salomón R. Guggenheim”.

La aportación de Frank Lloyd Wright al mundo del diseño también merece una mención. Cada pieza es un importante testimonio de su incesante búsqueda de un mundo poético sin límites de espacio. Diseñó la silla Coonley en 1907 y la mesa Taliesin en 1925. La silla Barrel, creada en 1937, retoma las formas de una primera silla de tubo de 1904 y hay quien la considera una pieza de arquitectura.

“La silla Barrel está inspirada en la forma de un barril. La diseño para que se pudiera realizarse en serie con los medios de entonces”.

No se puede entender la evolución de la arquitectura moderna sin Wright.

La UNESCO a declarado ocho de sus obras como patrimonio Mundial.

1.- Museo Salomón R Guggenheim (Nueva York) 1959

2.- Hollyhock House, Los Ángeles 1919-1921

3.- Casa Taliesin en Spring Green, Wisconsin. 1911

4.- Taliesin West, Arizona

5.- Unity Temple, Chicago 1909

6.- Frederick C. Robie House, Chicago 1910

7.- Casa de la Cascada. Pensilvania 1936-1939

8.- Casa Jacobs 1, Wisconsin 1937

Artículo tomado de:

https://www.arquitecturaydiseno.es/creadores/frank-lloyd-wright

https://www.arquitecturaydiseno.es/arquitectura/estas-son-8-obras-frank-lloyd-wright-declaradas-patrimonio-mundial-unesco_2795

Corpus Christi en México

El jueves de Corpus Chisti es una tradición cristiana que, en México ha tenido un arraigo particular. Aquí te contamos sobre el Día de las Mulas.

El jueves de Corpus Christi es una fiesta que logró un sincretismo particular, ya que está basada en el ritual católico pero que en México se adoptó de una manera singular: se convirtió en el Día de las Mulas y los niños se visten con mantas y huaraches para ir a la celebración.

Aquí te contamos cómo nació y recogimos una crónica de una fiesta en la Catedral Metropolitana que busca recrear la riqueza cultural que sucede en el jueves de Corpus Christi en la Ciudad de México.

El origen de la Fiesta del Corpus Christi

En el siglo XIII, la madre Juana, piadosa priora del convento Monte-Cornillón de Lieja (Bélgica), dominada por el profundo amor que profesaba a la Sagrada Eucaristía, y al no haber ninguna festividad que solemnizara la augusta institución de Jesucristo, quiso iniciarla. 

La fiesta se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección. El objetivo es recordar que en la Sagrada Eucaristía se encuentra el cuerpo de Cristo.

La madre Juana fue secundada por el arcediano de la Catedral de Lieja, Jacobo Pantaleón, quien el 8 de septiembre de 1246, después de ser elevado al solio pontificio con el nombre de Urbano IV, hizo extensiva esta fiesta a todo el orbe católico. En 1316, Juan XXII decretó la procesión de Corpus y su octava y el oficio divino fue redactado por Santo Tomás de Aquino.

El jueves de Corpus Christi en México

Esta solemnidad tomó mucha importancia en México debido al carácter oficial que le dieron los soberanos y el pueblo, como ratificación del estrecho nexo existente entre la jerarquía eclesial y el gobierno civil.

Los preparativos para la procesión triunfal de la Sagrada Eucaristía empezaban antes de la víspera, con el tendido de las enramadas que cubrirían el recorrido, ya que estaba iniciada la época de lluvias. Estas enramadas eran construidas gratuitamente por los indígenas que vivían en la periferia de la ciudad.

Desde el martes anterior eran cortadas ramas de encino, en los más variados tonos de verde, de los otrora espesos bosques del sur de la ciudad, las cuales se transportaban a lomo de mula hasta las calles que la procesión recorrería, para elaborar con ellas las frescas enramadas que terminaban el miércoles por la noche. 

Tres días antes de la procesión varios grupos de peregrinos partían desde Tlaxcala rumbo a la capital; de paso por Xochimilco cargaban sus recuas con frescas y olorosas flores —como la cacaloxóchitl (flor de cuervo)—, en blanco, rojo, amarillo y violeta, con las que elaboraban largas y graciosas cadenas rematadas con una blanca flor de yoloxóchitl (magnolia o flor de corazón), que el jueves, muy temprano, se colgaban del techo de la enramada.

Con fragantes pétalos de flor de variados colores, diseñaban hermosas alfombras que de tramo en tramo se distribuían a lo largo del recorrido.

En abigarrada multitud, a lo largo del trayecto se confundían charros de sombrero galoneado o jarano con los currutacos de sombrero de copa alta; chinas mexicanas y poblanas, indígenas de calzón blanco, petimetres y damas veladas.

Todos se apiñaban alrededor de los puestos de fruta y artesanías, donde se empalagaban con el dulcísimo dátil, la jugosa sandía, el oloroso melón de Jojutla, la verde pera de San Juan, el empedernido capulín o el recio chabacano y muchas otras frutas de la estación. 

El Día de las Mulas

Sobre por qué es el Día de las Mulas hay dos versiones: la leyenda católica que dice que una mula se arrodilló ante la Sagrada Eucaristía que le presentó San Antonio de Padua, hecho que logró que un infiel se convirtiera al catolicismo.

Otra versión alude a las mulas como los animales clave para transportar todos los elementos que se ofrendaban en la fiesta y que formaban parte de la peregrinación.

Tomado de: https://www.mexicodesconocido.com.mx/corpus-christi-dia-de-las-mulas.html

Somos la especie más peligrosa de la historia.

La actividad humana está destruyendo la naturaleza, provocando una aceleración alarmante de la extinción de especies animales y vegetales.

Los líderes mundiales prometen acciones para abordar el problema. ¿Pero será suficiente?

¿Qué es la biodiversidad y por qué es importante?

La biodiversidad es la variedad de seres vivos de la Tierra y los ecosistemas a los que pertenecen, que aportan oxígeno, agua, alimentos y otros innumerables beneficios.

Recientemente, un conjunto de informes y estudios han alertado sobre el estado actual de la naturaleza.

El año pasado, un panel intergubernamental de científicos dijo que un millón de especies de animales y plantas se encontraban en peligro de extinción.

Y este mes, un informe concluyó que las poblaciones mundiales de mamíferos, aves, peces, anfibios y reptiles se redujeron en un 68% en promedio entre 1970 y 2016.

¿Estamos presenciando una era de extinción?

La comunidad científica ha advertido que estamos viviendo la sexta extinción masiva y que lo que hagamos ahora probablemente definirá el futuro de la humanidad. 

Una de las cinco extinciones masivas que sufrió la Tierra fue el impacto de un asteroide que acabó con los dinosaurios y muchas especies marinas.

“No tenemos tiempo para esperar. La pérdida de la biodiversidad, la pérdida de la naturaleza, está a un nivel sin precedentes en la historia de la humanidad“, asegura Elizabeth Mrema, secretaria ejecutiva del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

“Somos la especie más peligrosa de la historia mundial”.

Los seres humanos están ocasionando la extinción de otras especies mediante la caza, la pesca excesiva y la tala de bosques.

Somos casi enteramente responsables de la extinción de varias especies de mamíferos en las últimas décadas, según un estudio reciente publicado en la revista especializada Science Advances.

Y las predicciones sugieren que se perderán otras 550 especies de mamíferos este siglo, si continuamos por el camino actual.

¿Cómo nos salimos del camino de la destrucción?

Abandonar el modelo devastador que hemos adoptado requerirá grandes cambios.

En la Cumbre de Biodiversidad de la ONU, que tuvo lugar el pasado 30 de septiembre en Nueva York, el secretario general de la organización, Antonio Guterres, aseguró que “la humanidad está librando una guerra contra la naturaleza y necesitamos reconstruir esta relación”.

¿Cuál es el plan para el futuro?

Se insta a que los países firmen un acuerdo que sería para la biodiversidad lo que el acuerdo climático de París fue para el cambio climático.

Esto entra en lo que se conoce como el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), un tratado internacional acordado en la denominada “Cumbre de la Tierra”, celebrada en Brasil en 1992.

Este acuerdo tiene tres objetivos: la conservación de la diversidad biológica; el uso sostenible de sus componentes; y el reparto justo y equitativo de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos.

Los países tenían hasta este año para alcanzar las metas establecidas hace una década, que van desde detener la extinción hasta reducir la contaminación y preservar los bosques. 

A pesar de que se lograron algunos avances, no se alcanzaron ninguno de los objetivos.

Ahora, los líderes mundiales están siendo llamados a firmar un pacto para salvar la biodiversidad del planeta a través de un plan que pone a la vida silvestre y al clima como una prioridad.

Según la comunidad científica, no es demasiado tarde para revertir el declive de la naturaleza, pero hace falta mucho compromiso y que las promesas sean cumplidas.

Artículo tomado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-54370833

Georges Braque

Georges Braque (Argenteuil-sur-Seine, 13 de mayo de 1882 – París, 31 de agosto de 1963) fue un pintor y escultor francés. Uno de los iniciadores del cubismo junto a Pablo Picasso.

El pintor francés Georges Braque ha escrito, junto con Picasso, uno de los capítulos más significativos de la historia del arte moderno: la invención del cubismo.

En sus comienzos, siguiendo la tradición familiar, aprendió el oficio de pintor-decorador de paredes en El Havre. En 1900 se trasladó desde Normandía a París, donde estudió por un tiempo en la Académie Humbert, a la que también asistían Francis Picabia y Marie Laurencin, y se inició artísticamente en la pintura de paisaje. En la capital francesa tuvo la oportunidad de conocer la obra de André Derain y Henri Matisse en el Salon d’Automne de 1905. Pasó el verano de 1906 en Amberes, con Othon Friesz, y en el otoño de ese mismo año encaminó sus pasos a L’Estaque, en busca de las huellas de Cézanne. Allí, su paleta se fue haciendo más brillante contagiado por los jóvenes fauves, con quienes expuso en el Salon des Indépendants de 1907. Ese mismo año conoció al marchante Daniel-Henry Kahnweiler y, a través de Guillaume Apollinaire, a Pablo Picasso. La contemplación de Les Demoiselles d’Avignon, cambió el rumbo de su pintura. Desde ese momento hasta 1914, Picasso y Braque trabajaron en estrecha colaboración y sentaron las bases del nuevo lenguaje cubista.

Hacia 1912, para intentar evitar la pérdida de contacto con el mundo visible en que había derivado el cubismo, Braque comenzó a pintar algunas zonas en trompe l’oeil imitando el mármol o la madera y rescatando el oficio de pintor-decorador que había aprendido de su padre. Más tarde, dio un paso más al pegar en sus composiciones etiquetas, pedazos de papel pintado o recortes de periódico reales. Estos papiers collésse convirtieron en otra de las revolucionarias novedades introducidas por Braque y Picasso en el arte moderno. 

Movilizado durante la guerra le hirieron en la cabeza, igual que a Apollinaire, aunque sin las trágicas consecuencias que tuvo en el caso de su amigo. Hasta la década de 1940 se mantuvo fiel a la estética cubista, aunque mucho más suavizada tanto en sus formas como en su colorido. 

En sus cuadros de los Ateliers, que centraron su producción pictórica del final de su vida, hizo una recapitulación de sus temas preferidos. Con ellos Braque alcanzó uno de los puntos álgidos de su carrera.

“Marina L’ Estanque 1906. Óleo sobre lienzo. 59×72.4 cm.
“El Parque de Carrieres-Saint Denis”. 1909 Óleo sobre lienzo 38.5×46.5 cm.
“El Mantel Rosa” 1938 óleo sobre lienzo 87.5×106 cm.
“Mujer con mandolina” 1910 óleo sobre lienzo 80.5×54 cm.

Artículo tomado de: https://www.museothyssen.org/coleccion/artistas/braque-georges

Misteriosa Pandemia

La misteriosa pandemia que dejó a millones de personas como estatuas vivientes durante décadas

En la década de 1920, una extraña epidemia se cobró la vida de alrededor de un millón de personas y dejó a otros casi cuatro millones más en lo que parecía ser un estado catatónico durante décadas, incapaz de hablar o moverse independientemente. 

Eran como estatuas vivientes. 

Los pacientes se quedaron así durante décadas, hasta que, a fines de la década de 1960, un experimento médico los “despertó”. 

El experimento conocido con el nombre de “Despertares” cambió nuestra comprensión de las condiciones neurológicas, y revolucionó la atención al paciente.

Dormidos

Justo después de la Primera Guerra Mundial, en 1917, y hasta alrededor de 1927, la curiosa epidemia se extendió por todo el mundo.

Su origen era un misterio, pero se trataba de una enfermedad que atacaba el cerebro, dejando a sus víctimas sin palabras y sin movimiento voluntario.

En Suiza, una novia se quedó dormida en el altar; en Francia, ni siquiera los dolores de parto despertaron a una madre“, informaba la BBC cuando apenas estaba dando sus primeros pasos. 

El conjunto de síntomas había sido descrito varias veces en el pasado, incluso por Hipócrates, el gran médico de la Antigua Grecia, que lo denominó lethargus” y lo detalló diciendo: “fiebre, temblor, gran debilidad física con conservación de la inteligencia, que afecta a individuos mayores de 25 años, sobre todo en épocas frías y que puede generar la muerte por pulmonías terminales”.

En el albor del siglo XX y también de la neurología como disciplina científica, la enfermedad recibió el nombre de encefalitis letárgica o “enfermedad del sueño, y quien escribió el manuscrito más preciso sobre ella fue el austríaco Constantin von Economo.

“…desde Navidad, hemos tenido la oportunidad de observar una serie de casos en la clínica de psiquiatría que no satisfacen los criterios de nuestros diagnósticos habituales. A pesar de ello, muestran una similitud en la forma de inicio y su sintomatología que nos fuerzan a agruparlos en una sola entidad clínica”, escribió el médico. 

Quienes sobrevivieron quedaron congelados en el tiempo, atrapados en cuerpos casi sin vida durante años.

“¿Habrá alguien vivo adentro?”

En 1966, Oliver Sacks, un joven neurólogo británico, llegó al Hospital Beth Abraham en el Bronx, Nueva York, donde había decenas de pacientes con encefalitis letárgica.

“Nunca había visto algo así: tantos de esos extraños pacientes inmóviles, a veces aparentemente congelados en posiciones raras, y uno se preguntaba: ¿qué está pasando? ¿habrá alguien vivo adentro?”, le dijo Sacks a la BBC en los años 70.

Saks comenzó a observar a sus nuevos pacientes y notó que había signos de conciencia… particularmente cuando una ayudante en el hospital tocaba el piano para los residentes.

“Lo que vio es que si ella tocaba una melodía, algunos se levantaban y bailaban. Así que había algo de la música que penetraba y estimulaba su sistema motor hasta el punto de ponerse en acción… Y le pareció asombroso: no podía entender cómo era posible”, recuerda la doctora Concetta Tomaino, directora y cofundadora del Instituto de Música y Función Neurológica en Nueva York.

Una solución musical

En la década de 1970, Tomaino recién comenzaba su carrera en musicoterapia, que en ese entonces era una nueva área de investigación.

“Oliver Sacks me escribió una nota en la que decía: ‘Cada enfermedad es un problema musical, cada cura, una solución musical’. 

“Despertó mi curiosidad y pregunté quién era, y la gente me dijo: ‘Es un loco británico excéntrico que escribe las notas médicas más sorprendentes; deberías conocerlo'”.

Connie Tomaino y Oliver Sacks comenzaron una asociación laboral que fue pionera en la musicoterapia y los efectos neurológicos de la música.

“Los pacientes parecían catatónicos, parecía que estaban en un estado semivegetativo pero cuando los acercaba a la música, veías que estaban mentalmente presentes: podían tocar el tambor con ritmo o cantar incluso si no podían hablar”.

Un milagro

Antes de que Connie Tomaino llegara al hospital Beth Abraham, Oliver Sacks había comenzado un experimento con un nuevo medicamento que se usa para tratar a las personas con la enfermedad de Parkinson.

Pensaba que la “enfermedad del sueño” podía ser una forma extrema de Parkinson. Les dio el medicamento, L-Dopa, y los efectos fueron en algunos casos inmediatos, y dramáticos.

“Lola había pasado décadas en estado catatónico y su despertar ocurrió en segundos. Saltó de la silla y empezó a conversar. Fue una escena increíble y yo dudaría de mi propia memoria, de no ser porque está respaldada por lo que todos los demás recuerdan”, recordó Sacks.

Parecía un milagro. Los pacientes del doctor Sacks podían hablar, caminar y sentir alegría de nuevo. 

“La atmósfera del pabellón en el hospital era como la de un carnaval, una fiesta. Era un sentimiento de euforia: la gente se enamoraba, quería salir y hacer cosas, explorar el mundo. De verdad había una sensación de magia y milagros… y probablemente una expectativa algo alarmante”, contó el neurólogo.

Muchos habían contraído la enfermedad del sueño cuando eran niños, y se habían despertado como adultos de mediana edad y en un mundo completamente distinto.

“Cuando lograron entender cuánto tiempo había pasado, se sintieron casi atemorizados y estupefactos. Algunos estaban amargados por haber perdido tanto tiempo, pero la mayoría quería vivir cada segundo que tenían”, le dijo a la BBC Tomaino, y añadió, riendo: “A veces eso era todo un desafío para el personal del hospital”.

Sacks, por su parte, “se sentía muy responsable de ellos y a veces se preguntaba si había hecho lo correcto, porque ¿quiénes eran ahora que estaban despiertos?”, señala la terapeuta.

Fin de la magia

La euforia fue de corta duración. La L-Dopa comenzó a perder su efecto. Después de unas pocas semanas, en algunos casos, el medicamento dejó de funcionar y la salud de los pacientes del doctor Sacks se empezó a deteriorar. 

Algunos retuvieron más funciones que otros, pero ninguno volvió a recuperarse por completo.

Durante ese breve período del despertar, Sacks había alentado a sus pacientes a describir cómo había sido vivir en un limbo inmóvil; sus testimonios más tarde fueron invaluables para comprender muchas afecciones neurológicas.

Tomanino fue una de las que leyó los diarios que escribieron.

“Describían lo horrible que era el cuidado cuando estaban incapacitados, y eso me ayudó cambiar la forma en que los tratamos”.

la música siguió siendo una solución.

“Recuerdo a una paciente, Lola, a quien le encantaba cantar y bailar. Pero cuando se desmejoró, no tenía control de su lengua ni sus manos. Sin embargo, cuando tocaba el tambor y podía llevar el ritmo con la voz, lo hacía tan bien que lo disfrutaba y terminaba siempre riéndose a carcajadas. 

“Lilian era un poco más autista y lo que le gustaba era el aspecto más intelectual de la música. Le encantaba Rachmaninoff y cuando lo escuchaba, movía sus dedos como si estuviera tocando piano”.

Lo que Connie Tomaino y Oliver Sacks estaban descubriendo por medio de la investigación práctica y la observación era innovador, pero en ese momento algunos científicos lo trataron con escepticismo.

“En la década de 1980, los neurólogos no creían que alguien pudiera recuperarse de una lesión cerebral, y sin embargo, nosotros podíamos ver los cambios ante nuestros ojos”.

Investigaciones posteriores han demostrado que la musicoterapia puede mejorar e incluso ayudar a reparar el daño cerebral.

“La música es tan compleja -tono, ritmo, patrones complejos de sonidos ocurriendo simultáneamente-, si ves el cerebro cuando está escuchando una melodía, muchas de sus redes se excitan y esas redes son compartidas por otras formas de funciones cognitivas.

Esa es la belleza de la música: permite que algo de esas funciones del área en la que ocurrió el daño retorne”, declara Tomaino.

Oliver Sacks publicó varios libros, incluso uno llamado “Los despertares”. Murió en 2015., Connie Tomaino se convirtió en una líder internacional en musicoterapia.

Tomado de: https://www.bbc.com/mundo/noticias-50736427